Traducir

12 abr. 2010

Quien es Adolfo Cubas, el hombre que dice ser ex-novio de Ricky Martin

A interpretado a los hombres más pérfidos y desalmados de las telenovelas y, aunque pasó una adolescencia rebelde y tiene fama de vividor, él asegura que nada tiene que ver con sus personajes. Es más, el atractivo actor de profundos ojos azules se define como “un pedazo de pan”.
Miguel Adolfo Cubas Contreras nació en el seno de una familia conservadora el 2 de diciembre de 1964 en Caracas (Venezuela). Fue el primero de los tres hijos que tuvo el matrimonio Cubas. Lejos de soñar con ser actor, su vocación era otra bien diferente. “Estuve durante dos años estudiando en un seminario, bajo la tutela de los salesianos, pero allí me dijeron que no servía para ser sacerdote”.
Poco podía imaginar entonces Adolfo cuál iba a ser su porvenir. Su trayectoria artística comenzó en 1975 como modelo publicitario; años más tarde, en 1982, ingresó en el grupo musical Los Chamos. Así conoció la fama, pero también una de sus caras más terribles: las drogas. “Nos daban cocaína para que cumpliéramos con la apretada agenda de trabajo”.
Por suerte, no tardó en olvidarlas. A los 17 años, la actriz Cecilia Villarreal (Cristal) le habló de sus posibilidades en televisión y, un buen día, se presentó a un casting. Pese a protagonizar un enfrentamiento con el director, fue elegido para interpretar un papel en Roberta. Siguió participando en novelas como Mi querida Beatriz (1987), La muchacha del circo (1988) o Abigaíl (1988), pero no supo cuánto le atraía la interpretación hasta la llegada de Rubí, en 1989: “Fue decisiva. Aunque interpretaba al villano, Nelson me pareció entrañable y pensé que, a través de él, sería capaz de enseñarles a los jóvenes el peligro de las drogas”.
Después de este éxito, su vida personal se tambaleó al enterarse de que iba a tener una hija, fruto de una relación esporádica. Esto lo obligó a hacer un paréntesis en su carrera. Pero, recuperada la estabilidad emocional, regresó con fuerzas renovadas a la pantalla. Lo hizo con Cara sucia (1992)
Junto a su compañera en esta telenovela, Gigí Zanchetta, se marchó a Ecuador a probar suerte. Enseguida consiguió lo que deseaba: un papel protagonista. Fue en Ángel o demonio, que grabó en 1993. Allí también encontró el amor. Se llamaba Estefanía, tenía 19 años y era estudiante de Medicina. Pensaron en boda, pero la relación se interrumpió. Más adelante trabajó en María Celeste (1994), la cual terminó abandonando, y Dulce enemiga (1995). Pero fue 1996, sin duda, el gran año para Adolfo, pues grabó Pecado de amor y debutó en el cine con Tokyo-Paraguaipoa. Además, en el mes de septiembre y tras un corto noviazgo, contrajo matrimonio con Carolina Montero, una joven modelo y estudiante de Derecho.“Encontré a mi mujer ideal. Una fuerza nos unió”, aseguró entonces.
En 1997 se convirtió en Emilio, un abogado sin escrúpulos, en Sol de tentación, junto a Natalia Streignard. Y un año más tarde protagonizó una triste historia en la vida real:?su divorcio.?“No estoy hecho para el matrimonio y la monotonía. Ahora tengo amigas, pero no me enamoro con tanta facilidad”, explicó poco después. El actor puso tierra de por medio y se mudó a Miami, donde grabó Enamorada en 1999. No tardó en regresar a su país seducido por el guión de Toda mujer.
Tras el filme Ilusiones (compartidas), en 2000, actuó en novelas como Amantes de luna llena, ese mismo año, Nada por perder (2001) y Mambo y canela (2002). Y, después de más de una década siendo villano, en 2003 Cosita rica le brindó al fin la posibilidad de interpretar a un hombre bueno: “La reacción de la gente en la calle es hermosa; se acercan sin miedo y me sonríen. ¡Ya no me odian!”.
En aquel momento afirmó que sólo volvería a ser el malo “si se trata de una gran historia y con un buen director”. Y así sucedió. Rebeca, su siguiente trabajo, reunía tales condiciones. Por esa época debutó en su faceta de pintor: “Me gusta el arte en todas sus manifestaciones:?es el mejor vehículo para expresar mis emociones”.
Mientras en su carrera profesional todo eran satisfacciones, en el ámbito sentimental confesaba encontrarse solo: “No me cierro a tener pareja, pero sin ataduras”. Además, soñaba con ser padre de nuevo: “Quiero tener un varón con una gran mujer o, si no, con una madre de alquiler”.

Gracias a Hugo Chávez salvó su vida
En 2005, Adolfo Cubas nació de nuevo: le extirparon un tumor cerebral que estuvo a punto de terminar con su vida. “Sentí terror y angustia, pero sobre todo, ganas de vivir por mi hija. Nunca perdí la esperanza ni la fe”. Una vez recuperado, tuvo que soportar las críticas por haber agradecido públicamente a Chávez su ayuda.?“El seguro no cubría la intervención y no podía pagarla. Fue él quien hizo que me operaran en el Hospital Militar de Caracas. ¿Cometí acaso un pecado?”. Después de Ser bonita no basta (2005), El desprecio (2006) y Mi prima Ciela (2007), se dedicó unos meses al teatro y en 2008 regresó con La vida entera. En esta telenovela, que compaginó con su labor en la radio, compartió créditos con Jorge Reyes (La revancha). Satisfecho con su trayectoria, afirma: “Dios fue quien me dio el don de interpretar y ha sido, sin duda, mi mejor mánager”.
Ha sido muy comentada la posible publicación de una autobiografía, que lleva años escribiendo. Ya ha adelantado que no hablará de su condición sexual, algo sobre lo que se ha especulado muy a menudo: “La gente puede opinar lo que quiera, pero ese es un misterio que no voy a revelar”. Según parece, ha recibido amenazas para que dichas memorias no salgan a la luz, puesto que en ellas relata episodios de su vida en los que involucra a artistas como Ricky Martin, Pablo Montero, Catherine Fulop o Fernando Carrillo. Pero Adolfo Cubas tiene muy clara la finalidad de su libro: “Quiero que sirva como ejemplo de alguien que luchó y alcanzó muchos de sus sueños”.

Hoy después de que Ricky Martin anunciara publicamente su homosexualidad y, Adolfo afirma no sólo que tuvo un romance con el puertorriqueño sino que afirma que éste incluso lo persiguió y que no guarda buen recuerdo del ex Menudo.

Busca en red lo que quieras saber


El blog que me regalo Chola para luchar contra la pederastia, pica la imagen para ir allí